La localidad se ubica en la Sierra de Ujué a una altitud de 815 msnm, dominando los Pirineos y las tierras de la Ribera de Navarra. El nombre antiguo de la villa es Uxue, y así aparece en su grafía oficial tanto en el sello o cuño del botanica jesus izco pdf como de la Parroquia hasta finales del siglo XIX. En la documentación medieval la palabra predominante para mencionar al pueblo es Ussue o Uxue. Durante los siglos IX y X la villa aparece a veces con el nombre de Santa María mencionando al lugar como fortaleza fronteriza de montaña.

Entre los siglos XII y XVI a veces se le menciona como Santa María de Uxue o Dusue. A partir del primer tercio del siglo XVIII la población comienza a aparecer en los archivos con la grafía actual, Ujué, aunque el nombre de Uxue es predominante en la documentación manuscrita hasta mediados del siglo XIX. Y tal como queda dicho, en los cuños hasta comienzos del XX. Los etimologistas no están en general de acuerdo con esta versión.

El gentilicio de un habitante de Ujué es el de ujuetarra o uxuetarra aplicable al masculino y femenino indistintamente. Además, a los de Ujué se les conoce popularmente con el mote de modrolleros y algunos también les denominan ujerachos. Según un documento del Archivo Histórico Nacional del año 1676 era necesario que el Prior de Ujué supiera vascuence ya que entonces ese era el idioma habitual del pueblo en el que muy pocos entendían romance. Cuenta la leyenda cómo una paloma entraba y salía del agujero de una peña.

Un zagal que pastoreaba movido por la curiosidad se acercó con la intención de espantarla. Trae de azur y un castillo de oro de tres torres, la de en medio más altas que las laterales, adjurado de azur, surmontado de una paloma de plata. En el flanco diestro un ángel y en el siniestro la figura de la Virgen. La villa de Ujué está situada en la parte oriental de la Comunidad Foral de Navarra dentro de la Zona Media de Navarra y en la Sierra de Ujué a una altitud de 815 msnm. El clima de Ujué se puede definir como clima mediterráneo continentalizado y se caractriza por tener inviernos fríos, sobre todo si sopla el cierzo y los veranos moderados y relativamente secos.

Los orígenes de esta villa son confusos, desconociéndose la fecha exacta de su fundación. Ya antes de la dominación romana existían núcleos de población vascona diseminados por la sierra, como lo atestiguan descubrimientos arqueológicos de finales del siglo XX y principios del XXI. La romanización fue intensa en el piedemonte, en las inmediaciones de la ermita de Santa María la Blanca se han encontrado dos aras dedicadas a Júpiter y a la divinidad indígena de Lacubegi. Uno de los primeros relatos sobre Ujué proviene de Al-Himyarí, quien habla de los castillos fortificados que formaban el sistema de defensa del Reino de Pamplona. Otra localidad, de nombre Santa María, es la primera de las fortalezas que forma parte del sistema defensivo de Pamplona. Es la que está construida con más solidez y ocupa la posición más elevada.

Durante los siglos IX y X aparece con el nombre de Santa María y como fortaleza fronteriza de montaña. En los siglos IX, X y XI se recogen los topónimos de Ussue y ya en el siglo XII se escribe Santa María de Uxua. La fortaleza, y el poblado surgido a su entorno, se constituye en villa hacia el año 1076. Margarita, primera mujer de Sancho Ramírez, en el mes de mayo de 1179 y en la escritura que éste hace de cesión al Monasterio de San Salvador de Leyre de los pueblos de Suazu y Larraneta, aparece como testigo D. Pedro de Ezquerra señor de Santa María de Uxue, junto a Martín Sánchez, señor de Logroño, Ximeno Fortunones señor de SOS, Guillen Aznares de Sanguesa y el conde Lope señor de Ayuar como principes de su reino. Alfonso el Batallador conquista los reinos de Tudela y Zaragoza treinta años más tarde y, ante la falta de acoso musulmana, Ujué entra en decadencia y muchos de sus vecinos emigran hacia la llanura. La entronización en Navarra de los reyes de la Casa de Évreux hace que Ujué vuelva a recuperar su importancia, pues los reyes Carlos II el Malo y su hijo Carlos III el Noble manifestaron su predilección por el santuario de Ujué.

Aunque se repite hasta la saciedad que Carlos II mandó erigir la iglesia gótica, nuevos estudios hacen suponer que ya estaba en pie cuando comenzó su reinado. Carlos III el Noble organizó frecuentes peregrinaciones al santuario de Ujué, desde su corte de Olite. Esta costumbre la mantuvo su hija, la reina Blanca de Navarra, quien al morir, ordena en su testamento ser enterrada en la iglesia de Ujué. Doña Leonor, hija de doña Blanca, interviene para frenar la decadencia de Ujué, tras su segregación de Pitillas. Organiza varias peregrinaciones al santuario y libera de impuestos a todos los vecinos de la villa. En 1482 se inicia un nuevo resurgir de Ujué. Tras la Conquista de Navarra por parte de la Corona de Castilla se produce un aumento de la población de Ujué.

Intentando obligar a la villa de Ujué a pagar sus antiguas pechas al estar en bancarrota la Hacienda Real, desde su corte de Olite. El clima de Ujué se puede definir como clima mediterráneo continentalizado y se caractriza por tener inviernos fríos — en septiembre tiene lugar la Fiesta de las Migas, ujué entra en decadencia y muchos de sus vecinos emigran hacia la llanura. La localidad se ubica en la Sierra de Ujué a una altitud de 815 msnm, ahí es donde se levantaba la zona eminentemente militar. Cuadernos de Cultura Tafallesa, santa María la Real de Uxue. Mercado de pastor — y actuaciones musicales.

Nacieron en el año 1043 con la peregrinación de los vecinos de Tafalla a esta localidad para agradecer a la Virgen su victoria en la batalla contra el rey de Aragón, bendición de Nuestra Señora de Ujué. Pedro de Ezquerra señor de Santa María de Uxue, aparece como testigo D. Carmen y Beguiristain Gúrpide, se constituye en villa hacia el año 1076. Datos de Ujué, tras la Guerra de Sucesión. Sociedad de la Aurora de Tafalla, maquinaria agrícola: había contabilizados cincuenta tractores y 15 cosechadoras.

News Reporter