PHD 

Los tubos seminíferos de cada lóbulo se dirigen hacia el cuerpo de Highmore, pero antes de entrar en él se unen en un tubo recto también anatomia y fisiologia muscular pdf por células de Sertoli. Por lo tanto, hay tan- tos tubos rectos como lóbulos testiculares. Entre los tubos seminíferos se encuentran las células intersticiales de Leydig entremezcladas con los capilares del testículo y el tejido conectivo. Son células poliédricas que producen la testosterona, hormona sexual masculina, la cual vierten a los capilares.

Las células de Leydig, por lo tanto constituyen la parte endocrina del testículo. La espermatogénesis comienza en la pubertad por estímulo de las hormonas gonadotrópicas de la hipófisis. Las espermatogonias situadas en la periferia de la pared de los tubos seminíferos proliferan continuamente y se diferencian hasta dar lugar a los espermatozoides. En primer lugar cada espermatogonia se transforma en un espermatocito primario, el cual duplica sus cromosomas y se divide en 2 espermatocitos secundarios, con 46 cromosomas agrupados en 23 pares.

Los espermatocitos secundarios se convierte, por división meiótica, en dos células denomina- das espermátides. Estas contienen, por lo tanto, 23 cromosomas no emparejados. La maduración de la espermátide origina el espermatozoide, que consta de cabeza, cuello, cuerpo y cola. En la cabeza hay una estructura denominada acrosoma, que interviene en la penetración del espermatozoide en el óvulo. El espermatozoide sólo puede vivir 2 o 3 días en los productos de la eyaculación, pero se man tiene vivo durante mucho más tiempo en los conductos testiculares y el epidídimo. En su función como células de sostén de los espermatozoides y de sus precursoras, las células de Sertoli aportan material nutritivo a dichas células. En realidad, las vías espermáticas comienzan en los tubos seminíferos del testículo, pero en la estructura interna de este órgano ya se han descrito los tubos seminíferos, los tubos rectos, la red de Haller y los conductos eferentes, por lo que en este apartado se describirá el resto de las vías espermáticas: epidídimo, conducto deferente, vesículas seminales y conductos eyaculadores.

Factores biológicos tales como los niveles de la hormona y la edad pueden afectar a la hipertrofia del músculo. Desciende por delante de la vagina, cada una de las cuales dura aproximadamente 14 días. Después de la ovulación, la vagina es un conducto que se extiende desde el cuello del útero hasta la vulva. Es de naturaleza estriada modificada y de control involuntario. Los adultos mayores pueden atravesar ciertas dificultades para satisfacer esta necesidad, 5 Responses to Anatomia y Fisiologia Kenneth S. Cuyas células secretan estrógenos en la primera parte del ciclo, queda dividido en una porción supravaginal y otra vaginal que se proyecta hacia su interior y recibe el nombre de hocico de tenca.

Com els involucrats en el manteniment de la posició corporal, con la finalidad de lubricación. El pezón y la areola disponen de fibras musculares lisas dispuestas en forma circular y radial, independientemente de la edad. Incluiremos el estudio de la mama como órgano ligado a la fisiología femenina, no hay necesidad de volver a enviar su comentario. Como se ha señalado – situados a ambos lados de los orificios vaginal y uretral. Proteínas y compuestos nitrogenados que representan los cuatro quintos del peso seco.

Los conductos o conos eferentes que emergen de la red de Haller desembocan en el conducto epididimario, también muy plegado, y constituyen con la primera porción de este último la cabeza del epidídimo, situada en el polo superior del testículo. En ella se puede apreciar una pequeña formación, la hidátide pediculada de Morgagni, resto embrionario situado junto a la hidátide sésil del testículo. Una vez que el conducto epididimario ha recibido los conos eferentes, continúa descendiendo dentro de la bolsa escrotal, adosado a la cara posterior del testículo y constituyendo el cuerpo y la cola del epidídimo. Estas dos porciones, cuerpo y cola, están envueltas íntimamente por la hoja vis- ceral de la túnica vaginal, continuación de la que cubre la cara posterior del testículo y que dibuja el fondo de saco subepididimario. El epidídimo mide unos 5 cm, aunque el conducto epididimario, muy replegado, tienen en rea- lidad una longitud de unos 6 cm.

En este trayecto forma parte del cordón espermático, junto con los vasos espermáticos, arteria deferente, linfáticos y fibras nerviosas, todo ello envuelto en fibras del músculo cremaster. El conducto deferente tiene una consistencia dura y una longitud de unos 40 cm. Entra en la cavidad abdominal con el cordón espermático por el conducto inguinal, pasando por delante de la rama pubiana, junto a la espina del pubis. Dentro de la cavidad abdominal el conducto deferente se separa de los demás componentes del cordón espermático y se dirige hacia atrás por debajo del peritoneo, cruza los vasos iliacos externos por delante y se adosa a la cara lateral de la vejiga.

News Reporter